MI PADRE MARCO A. VALCÁRCEL DOMÍNGUEZ(Tercera parte y FINAL)


Salon Azul

En la foto: con mi padre y Felo Fellové. en el ´”Salón Azul” (ver comentario de mi hermano Jorge al final)

 

Muchos amigos me han animado para que siga escribiendo sobre mi padre.

 Después de su segundo viaje a Nueva York la relación de mi padre con Saul Goodman ya se convirtió en una sincera amistad demostrada en el tiempo.

Corría el año 1958 y la situación en Cuba era complicada por la lucha de los rebeldes en la Sierra Maestra y también en las ciudades. Los policías tenían que cuidar las “guaguas” nocturnas o “confrontas”, como llamamos en nuestro país a las de servicio nocturno. Y a esa misión no escapaban ni los músicos de la Banda Nacional de Policía. Mi padre entonces decidió emigrar a los EE.UU. Para eso contó una vez más con la ayuda del Sr. Goodman. A los policías no les concedían la baja en las circunstancias políticas en que estaba Cuba. Gracias a Saul Goodman mi padre consiguió una carta de invitación para participar en un supuesto curso de verano. Solo así mi padre pudo conseguir la baja de la policía y emprender los trámites para emigrar a los EE.UU.

Una vez trasladado a este país, se instaló en Miami y  buscó trabajo como pintor rotulista (su otra cuchara)  y lo encontró en un taller de pintura llamado MOKA SINGS. Empezó a trabajar limpiando el taller y a las pocas semanas ya estaba a cargo del mismo.

Entonces fue cuando la familia se pudo trasladar a EE.UU. Casualmente nos tocó marcharnos en Febrero de 1959. Ya había triunfado la Revolución y Fidel Castro había entrado hacía pocos días en La Habana.

En EE.UU. vivimos hasta Junio de 1961. En ese año las relaciones entre EE.UU. y Cuba quedaron rotas y mi padre debía tomar una decisión: O se quedaba en EE.UU. o volvía a Cuba con toda la familia. Como muchos cubanos decidió regresar a su patria. En La Habana tenía trabajo en la música porque se estaba creando la orquesta del Teatro Lírico Nacional y su director y amigo personal, maestro Félix Guerrero, lo invitó a participar en el proyecto como timpanista principal de la orquesta. Así que no se lo pensó dos veces. Además, su amor a Cuba y el nuevo proyecto revolucionario terminaron por convencerlo.

Ya en Cuba mi padre volvió a lo que más le gustaba, la música, y además se integró  en todos los proyectos educativos que se pusieron en marcha al lado de su antiguo profesor y amigo personal Domingo Aragú. Junto a él y otros profesores diseñó los primeros planes de enseñanza de la Percusión en Cuba. Se fundaron nuevos conservatorios por municipios y a mi padre le correspondió ser director del conservatorio “Guillermo Tomás” de Guanabacoa, donde promovió importantes iniciativas como “El Combo Juvenil” en donde participaron siendo niños Frank Bejerano, Jorgito Reyes, Jorge Rubio, William Sánchez, Pedro Núñez, Delfina Acay, etc. y yo. También fundó la “Charanga Infantil” Esta labor la desarrolló durante algunos años. Más tarde fue director de la Escuela Vocacional Nocturna del mismo barrio.

Paralelamente desarrolló su afición por el teatro y la composición. Escribió varios libretos con música para el teatro vernáculo, entre ellos “El Amor Nació en la Plaza” y “El Coche de Malanga” ambas estrenadas en el teatro Martí de La Habana.

Recuerdo que habiendo yo terminado mis estudios e incorporado a la plantilla de la Orquesta Sinfónica Nacional, integré, junto a otros compañeros, en la comisión nacional para la elaboración de los programas de estudio de la Percusión en Cuba. Esta comisión la dirigió fundamentalmente mi padre y en sus trabajos se establecieron por muchos años las pautas a seguir en esta especialidad. Hay que decir que toda esta labor se realizó de forma voluntaria y desinteresadamente. El tiempo y los resultados de este trabajo aún tiene sus frutos. Sentaron las bases para el constante desarrollo de la Percusión en Cuba cuyos resultados son innegables a nivel mundial.

Ya retirado, su segunda familia junto a la profesora de piano Juana Mora, se trasladó a Vigo, España. Aquí sigue, con sus 83 años y sus achaques, enseñándonos percusión y además a vivir, que es lo que más le gusta.

Hay muchísimas anécdotas que harían muy largo estos escritos que solo quieren rendir un homenaje a quien creo que lo tiene bien merecido. Un día le pregunté que por qué había regresado a Cuba si después de 2 años y medio en EE.UU. había conseguido su casa, su coche, su estabilidad, etc. Me contestó que la inseguridad laboral, su carrera musical, su amor a Cuba y el nuevo proyecto revolucionario le convencieron. Además me dijo: …quizá también los libré  a Uds. de la guerra de Vietnam!

En fin, mi padre, músico, percusionista, pintor, profesor, compositor, director de escuelas y proyectos, bohemio y “jodedor cubano” creo que merece un lugarcito en la historia de la música en Cuba. Pero en fin…yo soy su hijo!

Marcos Valcárcel Gregorio. Octubre de 2009.

8 Respuestas a “MI PADRE MARCO A. VALCÁRCEL DOMÍNGUEZ(Tercera parte y FINAL)

  1. Qué bonita historia, profe.

  2. Jorge Luis Valcarcel Gregorio

    Bueno, dejame poner una anécdota a mi que me toco el lujo de trabajar con mi padre varios años en el teatro Garcia Lorca de La Habana. Resulta que dicho teatro tenia varios lugares donde los musicos nos reuniamos en ocaciones especiales a festejar cualquier cosa. Uno de ellos era el¨Salon Azul¨Alli como ya dije nos reuniamos a festejar cualquier acontecimiento. Un dia nos levanmos con la triste noticia que habia muerto uno de nuestros companeros musico y cuando nos encontramos todos en el teatro dice mi padre,¨vamos para el Salon Azul¨. Yo me quede petrificado y pense que coño vamos a hacer en el Salon Azul si ahi siempre lo que sobraba era el ron que los bulgaros de la orquesta nos conseguian ( si, porque para que sepan, hubo una epoca en Cuba que ni ron se conseguia) pues ese dia fue uno de los mas emocionantes que vivi porque todos los companeros de esos encuentros en el “Salon Azul” le rendimos un sentido homenaje a nuestro amigo que acababa de fallecer, tomando ron como es natural. Dejenme decirle que quien tomaba mas ron en esos encuentros siempre era el Benny More. Todos le echabamos un buche,al piso, para que disfrutara.

    • Mii amigo Jose Miguel Perez-Galvez (violinista), mi hermano Alberto Urrechaga (pianista) y un servidor Jesus Urrechaga (violinista), fuimos
      companeros de Marco A. Valcarcel en el Conservatorio Municipal de Musica de La Habana cuando estudiabamos solfeo con Aida Teseiro. Me gradue en Teoria de la Musica con Georgina Ramos y en Solfeo con Aida teseiro en el 1958. Vine a la Universidad de Louisiana en Septiembre del 1958 donde participe con la orquesta sinfonica de la universidad mientras estudiaba la carrera de Fisica Nuclear, recibiendo el Doctorado en 1965.
      Aunque me he concentrado en la Fisica Nuclear continuo con mi musica y siempre recordando a tu padre y a muchos de nuestros amigos del Conservatorio, hoy en dia conocido como el Amadeo Roldan.
      Un abrazo fraternal de este habanero de a pie….Jesus Urrechaga

  3. Jorge Luis Valcarcel Gregorio

    Aqui va otra anécdota. Resulta que tuve el honor de trabajar con la Orquesta de Tarafa en el Hotel Internacional de Varadero y alli comparti con muchas figuras de la farandula cubana, entre otros con Rosita Fornes, Los Zafiros y con Armando Bianchi. Cuando este se entero de como yo me llamaba me pregunto si yo era hijo de Marco el timpanista de la Opera. Yo le conteste que si y entonces me dijo:”Dile a tu padre que le mando un abrazo y que si se acuerda de los telegramas”Pues bien yo le transmiti los saludos a mi padre y de paso le pregunte de que telegramas se trataba y mi papa se echo a reir a carcajadas. Resulta que Bianchi hacia un personaje en una zarzuela donde en un momento determinado recibia un papel (un telegrama) y en cada espectaculo, el que le entregaba el papel, para joder, se lo daba primero a mi papa para que este dibujara algo. Bueno no explicare mucho que cosa era lo que mi papa dibujaba, solo dire que eran p…. algunas grandisimas y otras muy pequenas. Bianchi cuando recibia el telegrama en escena, en dependencias del dibujo, decia Oooooooooooh! o simplemente Oh!

  4. Marcos, que bonito, que gusto me ha dado leer cosas tan interesantes relacionadas con la música cubana y con la familia Valcárcel-Gregorio.

    Eres un excelente Músico Cubano, pero además un excelente comunicador.
    Te felicito

  5. GRACIAS POR MANDARME ESOS DOS ARTICULOS CUALQUIER OTRO MANDAMELO IGUAL EL ME HIZO HACER DOS ANOS DE PERCUSIION EN UNO ALGO MUY DIFICIL CUANDO YO TENIA SIQUIERA13 ANOS Y EL ME HIZO CREER EN MI ESO JAMAS LO OLVIDARE UN ABRAZO ESTAMOS CONTIGO MUCHA GENTE BUENA QUE LOS QUIERE FUERZA Y ANIMO OTRO HERMANO
    ERNESTO VAQUERO

  6. Maravillosa historia Marcos!!…
    jonathan

  7. Me leí las tres partes de esta historia, muchas gracias Marcos por contarla y según leía me sentía dentro de ella.. Que en Paz descanse su padre y bendiciones para usted y su familia. Teresita Alonso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s